CDM cortó una racha de 6 partidos consecutivos en los que arrancaba perdiendo.

Con una prueba de carácter, Deportivo Morón venció 1 a 0 a Guillermo Brown de Puerto Madryn, en lo que fue el último partido de éste año. El respaldo de sus jugadores e hinchas, fue vital para que Walter Otta tomara la decisión de continuar en el cargo de entrenador.

El “De la mano de Walter Otta…”  era ensordecedor. El público presente en el Nuevo Francisco Urbano tenía un objetivo claro: demostrarle su cariño al cordobés, para que siga en el club. Astuta fue la gente que se vio alarmada por la conferencia de prensa que se iba a protagonizar poco después del pitazo final de Gerardo Méndez Cedro, independientemente del resultado.
Pero tanto aguante afuera y adentro de la cancha fue un mimo imposible de no considerar para el DT. Es que el equipo salió a bancarlo contra un antagonista del que se esperaba más pero que poco hizo, aunque también por mérito propio del local.
El Gallo quizás hasta jugó uno de sus mejores partidos en la Primera B Nacional. Ante cada avance quedaba la sensación latente de que el cero se iba a quebrar, sin embargo la puntada final se quedaba sin hilo.
Hasta que un grosero yerro del ‘1’ de La Banda, le dejó servido el gol a Emmanuel Giménez, que de cabeza, en el descuento del primer tiempo, marcó la ventaja parcial. El respaldo se inflaba, y el “De la mano de Walter Otta…”, volvía a aparecer en acción, mientras el cuerpo técnico caminaba rumbo a los vestuarios a la espera de la segunda mitad.
El complemento no varió mucho de lo visto en los primeros 45 minutos, CDM controló, y no se metió atrás, fue en busca del segundo. El conjunto de Ricardo Pancaldo, nuevamente mostró falencias cuando sale de casa y quedó con las manos vacias.
El triunfo fue por partida doble. Luego del match, y tras adquirir las tres unidades en el terreno de juego, vía conferencia de prensa el entrenador anunció su continuidad al frente de la institución, lo que trajo alivio en el mundo moronense. Además, la victoria fue fundamental para que Morón, que estuvo en un momento afuera de la zona de descenso, empiece de a poco a sacar la cabeza de la zona roja. Pese a seguir en la zona tenebrosa, hay motivos para brindar a fin de año, se cerró un 2017 glorioso para el gallito.
Las malas:
Más allá de la algarabía que dejó la buena actuación de Morón con los tres puntos incluidos, hubo lugar para las pálidas también. La primera es que la lista de lesionados se sigue agrandando, ahora fue el turno de Lautaro Formica. La segunda, se produjo durante la noche, con la victoria de Mitre sobre Brown de Adrogué, el Gallito volvió a zona de descenso; aunque por cuatro centésimas, y cierra el año con un promedio alentador de 1,250.

Síntesis:

Deportivo Morón: Milton Álvarez; Maximiliano Paredes, Valentín Perales, Emiliano Mayola, Lautaro Formica; Leandro Guzmán, Damián Toledo, Emmanuel Giménez, Lucas Poletto; Rodrigo Díaz y Javier Rossi.
DT: Walter Otta.

Gmo Brown PM: Emmanuel Bilbao; Adrián Martínez, Francisco Dutari, Lucas Merolla, Guillermo Ferracuti; Fabrizio Palma, Gabriel Solís, Iván Silva, Nicolás Rizzo; Leandro Fernández y Mateo Acosta.
DT: Ricardo Pancaldo.

Gol: 45′ (+1) E. Giménez.

Amonestados: E. Giménez, E. Mayola y M. Álvarez (M); F. Dutari, M. Acosta y G. Ferracuti (B).

Expulsados: No hubo.

Árbitro: Gerardo Méndez Cedro.

Estadio: Nuevo Francisco Urbano.

No hay comentarios